Historico de la raza

A mitad del siglo XIX el Conde Joseph de Carayon-Latour deseaba regenerar la raza emprobrecida de los perros de Saintonge, uniendo los ultimos descendientes con los Bleus de Gascogne del Baron De Ruble creando asi el Gascon Saintongeois, pero provocando la desaparicion del perro de Saintonge.
Los ultimos representantes de la raza pura constituian la celebre jauria de M.Saint-Leger. Pero en 1849,  M.Saint-Leger hizo donacion de su jauria a M.Auguste Hennes, la raza se transformo en Anglo-Saintongeois bien conocidos bajo el nombre de Cabezas negras del Pas des Chaumes. El primer cruzamiento procedia  de la alianza del semental ingles Firebrand y de la Saintongeoise Magicienne.
Pas des Chaumes. El primer cruzamiento procedia de la alianza del semental ingles Firebrand y de la Saintongeoise Magicienne.

Unos cuantos Saintongeois en casa de M. Carayon-Latour producieron los magnificos y exelentes Gascon Saintongeois. Asi podemos deducir que desde hace mas de cien años, no existen Saintongeois de raza pura. Sin embargo se habla de una perra de nombre Calypso expuesta en 1863 sobre la cual se cuenta que el Marques de Dampierre veia en ella la raza desaparecida hacia veinticinco años. Con su cabeza fina y huesuda, sus orejas finas, largas y negras, sus manchas leonadas y palidas, su largura de cuello, sus patas de liebre, su aire de nobleza, su voz profunda, le recordaba perfectamente el retrato tipo de esta raza. Dos caracteristicas de este perro nos hace pensar que no era totalmente de pura raza. Jamas un Saintongeois habia tenido manchas leonadas ni voz profunda.

Esta es la descripcion que nos lega el Conde Le Couteulx :”Blanco con manchas negras, orejas, paladar y testiculos negros, con marcas encima de los ojos. De una talla de 0,66 a 0,77 cm, de cabeza fina, nariz ligeramente respingona o al menos da esta impresion por la anchura y grosor de las ventanas de la nariz, los parpados inferiores muy caidos, orejas finas y semilargas, el lomo curvado y estrecho, los laterales finos sin grasa, el pecho profundo y las patas de liebre.

Generalmente se apoyan sobre los miembros delanteros y su velocidad es bastante grande.

Tienen un magnifico cuello, su olfato es exquisito. Poseen un correr muy regular manteniendo el ritmo, son muy obedientes, pueden cazar todo tipo de animales. Mas grande, mas bello y mas noble que cualquier otra raza francesa desde mas de treinta generaciones. El verdadero perro de Saintongeois se parece al lebrero, va sin apresuramientos confiando en su profundo y formidable olfato”.

ACOGIDA- LAZOS- MENCIONES lEGALES- MAPA DEL SITIO- © LA FELIXE